3. Alteraciones monetarias. Falsificaciones y castigos en el Imperio Español. Dr. Javier Torres Medina (FES-Acatlán/UNAM)

ARGUMENTO:

En esta sesión se pretende indagar en la definición de falsificación. En términos generales es lo que es fingido o simulado, un argumento contrario a la verdad. Es lo que dice una persona que miente o que no manifiesta lo que realmente piensa o siente  -según el Diccionario de la RAE-. En relación a los objetos, son los que se hacen imitando otro que es legítimo o auténtico, normalmente con intención delictiva. Así, elaborar o fabricar algo falso es algo ilegítimo y que puede ser ilícito por el sentido que tiene de engañar. La falsificación también es un ardid, es el empleo de tretas, astucias o artimañas para simular un hecho verdadero, mientras que el engaño es la falta de verdad en lo que se dice, se piensa o se hace creer. Ambos son equiparados por la ley, puesto que producen sobre la víctima la estafa.

Asimismo, la falsificación monetaria implica a quien produce, almacena, distribuye o introduzca al territorio nacional, cualquier documento o pieza que contenga imágenes u otros elementos utilizados en las monedas circulantes, y que por ello resulten idóneos para engañar al público, por ser confundibles con monedas oficiales o autorizadas. La falsificación se relacionaba con la acción de reducir, adulterar o corromper una moneda -según el Diccionario Escriche-.

Por otra parte, las alteraciones como el cizallar la moneda, alterar su sustento material, cambiar plata por otros metales no preciosos como cobre o plomo; alterar su valor facial y alterar rasgos del diseño como firmas y logos en papel moneda, entran en el ámbito del fraude. Aunque la falsificación y el fraude van unidos es necesario diferenciar la falsificación de moneda de la práctica de disminuir la cantidad de metal precioso en la fabricación de moneda. Eso se consideraba un “envilecimiento”, que finalmente, redunda en un fraude.

Lo interesante es que muchas veces el envilecimiento era de manera “oficial” ya que era practicado como una medida monetaria de reyes y gobernantes para hacer “ajustes necesarios” de la moneda para cubrir un déficit en las arcas, lo cual no dejaba de ser percibida como una estafa fabricada desde el poder que le causaba al súbdito o ciudadano un perjuicio patrimonial. 

Es importante hacer otra distinción y precisión. La moneda falsa puede ser aquella moneda copiada de la auténtica, hecha en la época para usarse en los circuitos monetarios, pero también comprende aquellas monedas que copian contemporáneamente a las monedas del pasado. Entran en esta denominación no solamente aquellas fabricadas por “falsearios”, falsarios o monederos falsos con fines de lucro para confundirlas con las legítimas en circulación, sino también los falsificadores modernos para engañar a los coleccionistas. La falsificación de moneda antigua no pretende generar una estafa al Estado, sino al mercado numismático, por ello no se debe confundir la moneda «falsa» con la moneda «falsificada».

LECTURA:

Caporossi, Olivier. «La falsificación de moneda en la América Hispana a mediados del siglo XVII: entre reformación (sic) administrativa y represión judicial«, Anuario Americanista Europeo, 4-5, 2006-2007, pp. 65-82.

6 comentarios sobre “3. Alteraciones monetarias. Falsificaciones y castigos en el Imperio Español. Dr. Javier Torres Medina (FES-Acatlán/UNAM)

  1. En un primer momento me gustaría externar la importancia que tuvo la estrategia de retiro de la moneda en tiempo y espacio. En el largo plazo, según lo percibido en la lectura y algunas conclusiones a las que se llegaron en clases pasadas, residía en mayor medida a la forma de administración de la tesorería, ello debido a las fuentes más importantes los cuales fueron en un primer momento los monopolios, las imposiciones o impuestos. Finalmente, quizá seria interesante tener un panorama por región sobre los usos y las fuentes de la moneda, parece importante determinar en torno a qué estaba determinada tanto el uso como la fuente de la moneda para comprender el mecanismo de ajuste del mercado de dinero sobre todo para explicar cómo es que se cubrían todos los requerimientos de plata en las guerras imperiales. Determinar con exactitud el monto de beneficio que obtenía la Casa de Moneda en México derivado del envilecimiento de la moneda aún parece que no esta completamente determinado .

    Me gusta

  2. Lo que rescatamos de la sesión es verificar justamente la correspondencia entre el aspecto político , la psicología de los agentes económicos que conformaban el mercado monetario y las sucesivas fluctuaciones de la moneda derivadas de varias circunstancias como son: los movimientos de oferta y demanda de la propia moneda de acuerdo a su uso o valoración de acuerdo al valor intrínseco que contenían en su peso del metal constituido y por otro lado las decisiones de política monetaria que se derivaban de las decisiones de la corona. Éstas últimas, mas allá de otros factores que presumiblemente requerían la aplicación de una Política Monetaria devaluatoria como el incremento de la deuda derivada del contexto bélico y su imperativa necesidad de atención inmediata; lo era también el motivo de la utilidad o beneficio obtenido de la corona por la, parafraseando al autor, «depreciación de su valor intrínseco.

    Me gusta

  3. Me gustaría comenzar con la siguiente interrogante, ¿En qué medida permitía la integración de mercados regionales y puntos de contacto e interacción con economías vecinas la existencia de la falsificación de la moneda?.
    Así mismo cabe resaltar que, a riesgo de equivocarme, lo que permitió la existencia y el crecimiento del negocio de la falsificación de moneda es justamente el grado de organización de la delincuencia de los falsificadores y evidentemente los rasgos notables de las altas ganancias en la actividad ilícita y que es importante e interesante encontrar la psicología detrás de los incentivos encontrados en la falsificación para poder configurar un marco histórico tal que permita esclarecer y una mejor comprensión de las configuraciones monetarias propias de la época.

    Me gusta

  4. La lectura es interesante, pues nos muestra los aspectos de la falsificación, pues se este fenómeno pone a discusión o en entredicho la validez de la autoridad de la época, así como las organizaciones en las distintas partes del reino para poder extender y hacer valer la autoridad del rey.
    Pero es valido preguntarnos, ¿Sobre quien caía este acto?,¿quiénes lo realizaban?¿qué requerían? Ante esto no sólo la autoridad local veía peligro en su reconocimiento, sino también la oportunidad de reafirmar su dominio, pues la solución al fraude era el monopolio de la casa de moneda, ¿era viable? ¿hasta qué punto?
    Otro aspecto es el de la integración de mercados y cómo este a pesar de la distancia y la situación de los caminos, la moneda también es un tercer elemento de gran importancia.

    Me gusta

  5. El texto me resulta interesante debido a que se discute el concepto “falsificación” en un sentido que invita a la reflexión, a primeras entiendo por “falsificación” al acto de hacer algo falso, es decir, realizar algo que no es autentico ni original. En el caso de la monedas, estas deben de buscar imitar de la mejor manera a las originales para de esta forma poder pasar por desapercibido y así lograr un beneficio por parte del falsificador, esta acción es perjudicial para la economía y es considerada una falta o un delito por las autoridades. Por el otro lado tenemos la facultad de las autoridades de emitir monedas de manera legal, esto es lo interesante a cuestionarse debido a que muchas veces han sido las autoridades las que se han beneficiado económicamente del poder que tienen sobre la emisión. En la lectura también se hace diferencia a un fraude monetario que consiste en el cizallar la moneda, alterar su sustento material, etc.

    Me gusta

  6. Teniendo en cuenta lo que implica el envilecimiento de la moneda, lo que más me llama la atención es que esta práctica se llevó a cabo en un primer momento por parte del estado. Asimismo, al parecer en momentos posteriores el acuñar monedas legales cada vez de menor ley, pero aun así “legales”, ya no era el problema principal, sino que el problema que escaló fuera la falsificación de moneda, tanto así que esto generaría alteraciones en los precios en épocas futuras. Cabe la pregunta de si, así no hubiera habido un primer envilecimiento de moneda, ¿se hubieran dado falsificaciones de moneda por parte de privados en un primer momento?

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s