PROGRAMA DEL CURSO

FALSIFICACIONES, FRAUDES, DESFALCOS  Y OTROS CRÍMENES ECONÓMICOS EN LA HISTORIA MONETARIA

Dr. Antonio Ibarra

ibarrara@unam.mx

Dr. Javier Torres Medina

110758@pcpuma.acatlan.unam.mx

“…La limosna de mi amigo fue mucho más considerable que la mía, y yo le dije: ̔Tiene usted razón, después del placer de sorprenderse, no hay otro más grande que el de causar sorpresa.̕  ̔Era una moneda falsa, me respondió tranquilamente, como justificándose por su prodigalidad. Vi con claridad que había querido hacer al mismo tiempo caridad y un buen negocio; ganar cuarenta centavos y el corazón de Dios; ganarse el cielo económicamente; en fin, sacar gratuitamente título de hombre caritativo….”.

Moneda falsa, Charles Baudelaire (1821-1867).

PRESENTACIÓN

Al respecto de las monedas, Jacques Derrida [1] se preguntaba si habría alguna moneda que no sea falsa, “¿acaso toda moneda no es, desde siempre, falsa: una mentira, un símbolo engañoso? Pues, ¿para qué nos sirve la moneda, sino para representar algo ausente, un valor negociado cuya determinación depende, no de una esencia ni de una verdad, sino de una circunstancia, con frecuencia impredecible que nos convoca a pagar o a cobrar por un servicio o por un objeto?”. Para Derrida la moneda no es la cosa que se compra o que se vende, sino su espejismo en el registro incorpóreo de los valores de cambio. A la vez la moneda representa otra cosa que no es provocada deliberadamente por medio de alteraciones para travestir su materialidad y subordinar su forma al de la cosa deseada.  Estas inquietantes cuestiones son ricas en motivaciones y muy sugerentes para iniciar el estudio de la problemática que pretendemos abordar.

A lo largo del desarrollo de esta propuesta se expondrán micro historias relacionadas con la Historia de la moneda  desde el siglo XVIII  pasando por una reflexión sobre el Estado y la economía hasta el siglo XX cuando la regulación y centralización de la emisiones bajo el ordenamiento del Banco de México, intentó, si no frenar los ilícitos, si controlarlos, poniendo especial énfasis en la falsificación y alteraciones monetarias que suplantan y subvierten al dinero autorizado por los bancos centrales y casas de moneda, valiéndose de la aceptación pública de su valor y concepción como categoría moral para operar como circulante oficial. A partir de la infracción hay todo un universo en el mundo de la falsificación que revela relaciones, muchas veces no documentadas por la historia, que dan pie a la construcción de narrativas situadas al margen de los discursos oficiales y lejos de la monumentalidad de la economía hegemónica. Es en esta ambigüedad del dinero en tanto que mercancía y abstracción de su valor material, en donde su falsificación y puesta en valor resulta útil para mostrar otros lados de la economía, las creencias y las normas jurídicas.

Las maneras y fines de las falsificaciones son varias: desde el burlar el orden monetario establecido con fines lucrativos hasta generar inflación a la moneda de un país enemigo en tiempos de guerra. Pero al fin, la falsificación persigue el lucro, aunque las alteraciones monetarias también pretenden otras intensiones como dotar a la moneda de un valor simbólico a partir de creencias y con fines rituales.

En el caso de México las primeras falsificaciones notables se dieron a inicios de su vida independiente. Quizá hasta el dinero insurgente podría tener un tinte de ilegalidad, pero fue después de 1821, con la falsificación de cuartillas de cobre, que se volvió más evidente. En la época republicana fueron los bancos privados quienes emitieron su propia moneda fiduciaria y para las últimas décadas del siglo XIX mejoraron las técnicas de fasificación de billetes que iban a la par con las de fabricación oficial o bien se recurría a la minuciosidad del dibujo que, con la circulación masiva de billetes, fue más fácil que se confundieran entre la masa monetaria.  A partir de ahí, en un imaginario cultural del valor del dinero y sus limitaciones asociadas como abstracción y representación del valor material, se alteran y falsifican desde papeles hasta tarjetas de plástico.

PROPÓSITO DEL CURSO

Durante los últimos años, nos hemos planteado varios cuestionamientos acerca de la historia monetaria y del dinero para abordar de manera sistemática, nuevas facetas del fenómeno, una de la cuales es la que presentamos en este curso. Es por eso que ofrecemos la creación de un espacio de discusión e interacción entre nuevas formas del entender el fenómeno monetario y el dinero

Este curso propone hacer un viaje interpretativo sobre cómo ha funcionado la moneda y el dinero en nuestra sociedad, pero más allá de eso, pretendemos que el participante se involucre en un ejercicio crítico de auto-observación sobre las maneras personales de relacionarse con las monedas-dinero y con las monedas-objeto para entender ciertas prácticas como las alteraciones y los ilicitos perpretados con el fin de iluminar esos caminos y encrucijadas que nos acercan al pasado y nos interpelan en el presente.

Aunque la presentación de los temas parecería trazar una línea temporal cronológica, puede dar cabida a la descripción de un proceso; nuestra intención se orienta a localizar los momentos clave para abrir entradas para el análisis y la reflexión, además de plantear e interesar al participante en los procesos, cambios o hitos de la historia monetaria y económica.

Es por eso que el curso propone un largo rango temporal que responde a la necesidad de pensar, en contextos diferenciados, el orden/desorden en el manejo del dinero. Este es siempre un escenario problemático situado entre fronteras porosas y difusas. Hemos elegido el periodo colonial tardío y las políticas borbónicas como punto de partida, puesto que en este período la monarquía advierte la necesidad de un mayor control político y económico sobre lo que sucedía en las colonias, y es, además, un momento previo a la crisis de las independencias. El prolongado siglo XIX supone una gran complejidad por la gestión del Estado en la cuestión monetaria y la inestabilidad provocada por el desorden económico hasta la crisis de 1910 que abre otros horizontes explicativos pasando por la creación del Banco Central y el desarrollo sexenal para concluir con los retos que impone la virtualidad y el desarrollo tecnológico que somete al fenómeno monetario a horizontes insospechados. Aunque los temas discurren en temporalidades concretas, se pretende articular el recorrido para que no sea exactamente lineal, sino orgánico, fluido y libre, que nos permita hacer saltos y referencias al tiempo presente.

OBJETIVOS

El alumno comprenderá las implicaciones que tuvieron y tienen las intervenciones monetarias en la economía y en la vida cotidiana, asi como las falsificaciones, fraudes y demás ilicitos  asociados a las alteraciones monetarias.

Que el alumno adquiera elementos cognitivos para comprender la complejidad del fenómeno monetario que escapa a la visión económica y trasciende hacia los usos y costumbres, las creencias y las representaciones que competen aspectos sociales y culturales.  

METODOLOGÍA Y ENFOQUES

Para articular conceptualmente este curso en sus ejes reflexivos, utilizamos algunos enfoques que implican la posibilidad de pensar los sentidos sociales de la moneda y del dinero en múltiples dimensiones. Uno de ellos será hurgar en lo ilícito, en lo marginal, lo que está fuera de la ley y lo criminal que nos permitan acceder a múltiples realidades, y otro, la microhistoria, para observar casos peculiares que nos permiten expander la mirada y la posibilidad de comprensión del fenómeno desde una escala distinta de miradas.

Desde esta perspectiva,  encontramos relatos y otras historias que incluso pueden ser inscritas y pensadas en el propio espectro de conformación del Estado-nación y la identidad,  que requieren este otro tipo de entradas analíticas. Esto es, en sí mismo, una tarea problemática y compleja ya que en los marcos jurídicos regulatorios y normativos se insertan las figuras de falsificadores, defraudadores, especuladores, farsantes y corruptos que nos ofrecen pista de  donde ubicar estas fracturas del orden, de transgresiones de la ley, del desfalco y de quebranto de la institucionalidad y de orden legal,  pretendemos, en resumidas cuentas, la aprehensión del desorden y del caos.

Por eso es necesario ver a las monedas como “pequeños objetos polisémicos” que serán sometidos a un examen y exploración detallada que nos pueden sugerir una serie de cuestionamientos. Pretendemos mirar el detalle del objeto-moneda como parte de una escala mayor, de un entramado social y cultural específico en situaciones o acontecimientos inter-relacionales.

Hablamos de cargas simbólicas, de representaciones y desde aspectos de la Historia cultural. En este sentido, hemos elegido diversos objetos y/o documentación histórica con el propósito de abrir un abanico de posibilidades para la reflexión sobre el universo del dinero y sus vínculos económicos, sea desde un juicio hasta una imagen. Desde esta perspectiva, hemos incluido lecturas especializadas, video conferencias y exposiciones de expertos en un panorama variopinto que enriquecerán el debate.


[1] Dar (el) tiempo: La moneda falsa. Barcelona, Paidós, 1995.